Inicio > astronomía, divulgación > ¿Cuántos planetas hay? (I)

¿Cuántos planetas hay? (I)

Lunes, 14 de noviembre de 2011 Dejar un comentario Ir a comentarios

Ante esta pregunta, se activa automáticamente nuestro hipocampo y nos retrotraemos a nuestra más tierna infancia donde un buen día aprendimos esoImágen de Saturno capturada por el Voyager 2 de "Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón". Todo esto dicho con un monótono tonito solamente alterado por esa traca final del "tón", que tan acertadamente nos brindaba nuestro gélido y posteriormente desterrado planeta lejano. Los 9 planetas del Sistema Solar rezaba el títulito de marras de aquél libro de texto de la entonces E.G.B., donde aparecía, seguramente, la imagen de Saturno en falso color (veo a posteriori que se trataba de una composición de luz ultravioleta, violeta y verde) tomada en 1981 por la sonda espacial de la NASA Voyager 2 (ver foto de la derecha).

Esto, que seguramente ha sido vivido de forma bastante similar por usted, estimado lector de mi generación, bien lo puede haber sido también para nuestros padres (aquéllos que tuvieran la suerte de escolarizarse en tiempos de la post-guerra), ya que el descubrimiento del último y más tímido de la lista (Plutón) se hizo allá por el 1930. Y volviendo de forma algo más seria a la pregunta que inicia esta humilde entrada, uno se pregunta cómo se descubren los planetas… Un detalle importante del hallazgo de Plutón es que, como casi siempre en astronomía, no fue por casualidad (o "serendipity" como se suele decir últimamente, que queda mucho más "pofesional"). La búsqueda de Plutón fue consecuencia de la discrepancia entre la posición observada de Neptuno y la posición teórica que arrojaban cálculos astronómicos precisos. De hecho, unos cálculos similares realizados ocho décadas antes por John Couch Adams y Urbain Le Verrier de forma independiente, condujeron al descubrimiento de Neptuno, que también parecía alterar de alguna manera la órbita de Urano. Podemos decir entonces que el método por autonomasia utilizado para descubrir los últimos planetas de nuestro Sistema Solar fue el lápiz y el papel (y Newton, claro…).

Volviendo a Plutón, el artífice del descubrimiento, vamos a decir empírico, que cerró la lista grabada a fuego por toda una generación fue Clyde William Tombaugh. Desde el Observatorio Lowell en Arizona utilizó su estereocomparador para descubrir el lento movimiento del gélido enano al que se le acabó dando el nombre del dios de los muertos. No se asuste, querido lector, por el nombre del aparatejo, ya que el llamado estereocomparador no es otro de esos artilugios propiedad de la bruja avería.

También conocido como microscopio de parpadeo se trata de un aparato totalmente obsoleto en nuestros informatizados y digitales tiempos modernos. No es más que un dispositivo que superponía de manera relativamente rápida dos placas fotográficas con el objeto de detectar visualmente cambios en el brillo de alguna de las estrellas, o también movimientos aparentes de alguno de los astros fotografiados en relación al fondo de estrellas fijo. Si alguien quisiera ver en directo alguna reliquia viva de estos aparatos la podría encontrar por ejemplo en la sala Pedro Morea del Museo de Astronomía y Geofísica de la Universidad de La Plata, o el original utilizado por Tombaugh (se muestra arriba en la foto) que se puede encontrar expuesto en el museo del Observatorio Lowell (lástima no haya uno en la colección del Instituto Geográfico Nacional). Vamos que el principio de funcionamiento es el mismo que se usa para encontrar a una morenaza cuántica en una discoteca, sobre todo después de haberse tomado un par de cubatas.

Otra anécdota del descubrimiento del hasta hace poco último planeta de la lista es que le puso nombre una niña de 11 años. En concreto fue Venetia Burney (en la foto), estudiante en Oxford por aquélla época quién propuso a Plutón como posible nombre para el astro recién descubierto por Tombaugh. En mi opinión esta debió ser la niña del exorcista de la época, porque mira que ocurrirsele el dios romano del inframundo… (anímense en los comentarios a adivinar cuál sería el nombre propuesto por una niña de 11 años de hoy en día de digamooos….. Móstoles, para ser justos en la comparación con Oxford, jeje). El caso es que la señora Burney que falleció a los 90 años en 2009 también tenía un blog conmemorativo donde se hacían la misma pregunta. Habían organizado un concurso para que niños actuales pusiesen nombre a un hipotético nuevo planeta X. Pueden ver los nombres ganadores por categorías aquí.

No puedo terminar esta primera entrada sin mencionar la deshonrosa caída de Plutón del Olimpo de los planetas hechos y derechos en 2006. La IAU determinó que Plutón ya no debía ser más un planeta porque era demasiado diferente a los otros. En concreto es demasiado pequeño y está muy lejos (como Japón). Posiblemente la gota que colmó el vaso fue el descubrimiento en 2005 del objeto transneptuniano Eris (que pudo haber sido Xena), que es, de hecho, más grande que Plutón. Esto obligó a la IAU a redefinir en 2006 el término planeta, para evitar que unos 25 objetos de similares características y tamaños a Plutón entraran en "la lista". Supongo que los niños de hoy en día pueden dar gracias a la IAU de evitarles memorizar más de 30 planetas. (Aunque seguramente dicha práctica estaría totalmente prohibida por anticuada en los nuevos y modernos planes de estudio).

En conclusión, Plutón es desde 2006, junto con otros 4 compañeros (Ceres, Eris, Makemake y Haumea) un planeta enano. Y la diferencia es que los planetas enanos son más sucios y no han limpiado los alrededores de su órbita, a diferencia de los planetas grandecitos que han ido sacando su escoba con el transcurrir de sus órbitas. Y como consecuencia, el número de planetas que los hipotéticos niños del presente deben memorizar (si es que los pedagogos no lo creen demasiado estresante) es de ocho. Así pues (por ahora) la respuesta al título de la entrada es ocho.

En mi próxima entrada nos iremos un poco más allá de Plutón para ver cómo se descubren planetas de otras estrellas o planetas extrasolares. Ya se pueden imaginar que no se usará más el estereocomparador… Y también trataremos de dar una respuesta numérica más completita.

[Comentario de la Redacción, Noviembre 2011]: Primera entrada sobre planetas donde nos quedamos contando los que hay en el Sistema Solar. La próxima entrega (dentro de un mes) hablará del recuento de los planetas extrasolares, además de los distintos métodos que existen para descubrirlos.

¡Comparte esta rayada!
  • Facebook
  • Twitter
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • email
  • Google Buzz
  • Meneame
  • Technorati
  • Wikio
  1. Lunes, 14 de noviembre de 2011 a las 16:49 | #1

    ¿Cómo has llegado al vídeo de yutuf del “Strobe dancing”? ¿CÓMO? XD

  2. Martes, 15 de noviembre de 2011 a las 15:29 | #2

    @eulez
    Hombre, un poquito de por favor.. algún comentario de los planetas, oiga!!

    PS: Te diría que lo grabé yo, pero sería un poco cantoso (y más falso que Judas). Pues quería justamente encontrar luz estroboscópica en una discoteca… Y sin querer encontré a esa morenaza cuántica de movimientos sugerentes y uniformemente acelerados… :)

  3. Martes, 15 de noviembre de 2011 a las 18:47 | #3

    @franwerst ¿Planetas? Bah, donde esté una buena Luna sobre la que planear

  4. Lunes, 21 de noviembre de 2011 a las 13:45 | #4

    @eulez Hombre, ya que estamos podríamos mandar el planeador ese por Europa (la luna, no ese viejo y aburrido continente), a ver si se ven desde los aires alguno de esos lagos de agua líquida.

    Y sí, las lunas son hoy por hoy más interesantes en nuestro Sistema Solar que los planetas, pero es que el pobrecito Plutón ya ni siquiera lo es.. pasó a ser poco más que luna grande… (más fresquita, eso sí… y posiblemente sin laguitos de estos tan monos)

  1. Lunes, 14 de noviembre de 2011 a las 10:17 | #1
  2. Lunes, 5 de diciembre de 2011 a las 06:00 | #2
  3. Lunes, 2 de abril de 2012 a las 06:50 | #3